Toolbar
  • Categories

Miércoles, 08 Junio 2016 17:07

La culpa no es del fútbol

Valora este artículo
(144 votos)

James 3Siempre que la fiebre del fútbol se apodera del país porque la selección Colombia juega un partido o un campeonato importante, como sucede en estos momentos con la Copa América, las redes sociales se inundan de mensajes de apoyo al equipo, pero también de comentarios y "memes" en los que se critica a la sociedad colombiana por estar pendiente de un partido de fútbol y de los jugadores de la selección en vez de protestar y movilizarse por el abandono a los campesinos, la corrupción, los niños que mueren de hambre en la Guajira, los secuestros del ELN, la minería en los páramos, y una larga lista de etcéteras que abarcan todos los males de este país.

Esta crítica es en principio válida y remite al famoso "pan y circo" del imperio romano, cuando los emperadores distraían al pueblo con espectáculos en el coliseo romano mientras abundaban los problemas políticos y sociales en el imperio. En nuestra época el fútbol ha tomado el lugar del circo romano y como espectáculo de masas logra capturar la atención de millones de personas cuando se juega un torneo importante. Por esta razón, en cada Mundial o en cada Copa América, intelectuales y no intelectuales afilan los dardos hacia el "deporte rey". Es ya famosa la anécdota de Jorge Luis Borges quien le declaró la guerra al fútbol al organizar una conferencia en Buenos Aires a la misma hora que la selección Argentina jugaría la final del Mundial de 1978. Borges no ocultaba su desprecio por el fútbol, por lo que alguna vez sentenció: "el futbol es popular porque la estupidez es popular".

Los nuevos discípulos de Borges se valen ahora de las redes sociales para condenar a los "estúpidos" aficionados al fútbol, y desde la ventana narcisista de Facebook se suben al trono de la superioridad moral para recordarnos que ellos, los que consideran a este deporte como el opio del pueblo, sí son ciudadanos conscientes que se preocupan por los problemas reales del país y no están perdiendo el tiempo con partidos de fútbol.

Desde luego que está bien indignarse y protestar, así sea sólo a través de las redes sociales, por las injusticias que suceden a diario, pero dudo mucho que la apatía ciudadana hacia los problemas reales del país sea culpa del fútbol. En el imperio romano el pueblo llenaba el coliseo para ver a los gladiadores, mientras que en la antigua Grecia las tragedias que se presentaban en los teatros colmaban la atención de todos. Ahora es el fútbol el espectáculo que paraliza no sólo a Colombia y a los países subdesarrollados, también a las potencias políticas y económicas y a las democracias más estables. Una lesión de Zlatan Ibrahimovic en estos momentos, a pocos días de la Eurocopa, concentraría la atención en Suecia, pero ni Suecia va a dejar de ser un país desarrollado por estar pendiente de su figura o celebrar los goles de su selección, ni la corrupción y la desigualdad se van a acabar en Colombia si nos olvidamos del fútbol.

Bien lo dijo Jorge Valdano: "el futbol es lo más importante entre las cosas menos importantes", pues una victoria de un equipo de fútbol difícilmente servirá para que cambie lo que está mal en las cosas verdaderamente importantes, pero al igual que la música, la pintura, o la literatura, cosas que también podemos ubicar entre las menos importantes, sirve a las personas como válvula de escape para olvidar por un momento sus problemas y los de su país. Las sociedades y las personas siempre tendrán un placebo para alejarse por momentos de la agobiante realidad, lo que sucede es que no todos los placebos tienen el mismo estrato para graduarse como "cultura".

Nunca he visto que se critique a las personas que se preocupan más por la poesía o por el cine que por los problemas sociales y económicos del país, ni tampoco se repudia a las personas que en enero tenían toda su atención en el Hay Festival o el Festival de Música de Cartagena y no en la venta de Isagen. La diferencia es que un festival de literatura o de música es considerado un evento cultural, mientras que un torneo de fútbol es mirado como un espectáculo para incultos. Sin embargo, no es prescindiendo de las "cosas menos importantes" como vamos a acabar la corrupción, la desigualdad, o el hambre en la Guajira. La literatura, la música, la pintura o el fútbol hacen parte de la cultura y el folclor que toda sociedad necesita.

La selección Colombia, así como los versos de Escalona o la prosa de García Márquez no tienen la culpa del abandono del Estado a los campesinos, y ni los goles de la selección, las canciones de Escalona o los libros de García Márquez van cambiar esta realidad, pero es mejor que tengamos un nobel de literatura, que el vallenato sea patrimonio de la humanidad y que la selección gane la Copa América, aunque después todo siga igual.

Por Juan Felipe Aguilar

 

Visto 6512 veces

TVURBANO

NUESTROS OJOS SE FUSIONAN CON LOS OJOS DEL MUNDO

TVURBANO

Logo-Urbano-small TVURBANO es un canal de televisión web que tiene como objetivo generar contenidos interactivos audiovisuales. En este amplio mundo de realización, encontraremos diferentes propuestas y alternativas para todos nuestros seguidores..Leer más...

TVURBANO es un canal de televisión web que tiene como objetivo generar contenidos interactivos audiovisuales. En este amplio mundo de realización, encontraremos diferentes propuestas y alternativas para todos nuestros seguidores.

Productora Urbano Audiovisuales

  • Escríbenos
    Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Teléfono
    +54911-53132366
  • Dirección
    Buenos Aires, Capital Federal - Salguero 1674, oficina 7B

Boletín de noticias

Suscríbete para estar al tanto de las novedades de TV Urbano a través de tu correo electrónico. Haz parte de nuestra comunidad TV Urbano en internet!

MANTENTE CONECTADO A NUESTRAS REDES SOCIALES Y FUENTES INFORMATIVAS

FacebookTwitter